Ilustración y actualidad. Textos y actividades.

Para relacionar con la actualidad los textos del Siglo XVIII, os propongo estas actividades:

1) A partir de El sí de las niñas, Moratín 

http://profeanaalvarez.wordpress.com/2012/11/16/el-dia-de-la-nina-actividad-para-el-sabado-24-de-noviembre-4c/

Hay que ver este vídeo de RTVE:

http://www.rtve.es/alacarta/videos/informe-semanal/informe-semanal-ser-nina/155132

    Por ser niña

2) A partir de Contra los toros, Jovellanos

Os invito a leer estos artículos que comentaremos en clase…

Los exterminadores de Toros de Javier Marías

Torero con sangre de Juan José Millás

Verdad palmaria de Juan José Millás

 

Anuncios

La mujer en la novela realista. El ejemplo de La Regenta.

mujer_daumier

(De  «La novela, entre dos siglos» de Ricardo Senabre. Ver también https://lectoralhaken.blogspot.com/2013/02/la-mujer-y-la-literatura-realista.html )

” El acceso de la mujer a la cultura –me refiero a la cultura del libro y la lectura– es un hecho trascendental del siglo XIX, ignorado con escandalosa frecuencia y, sin embargo, de una evidencia aplastante. La presencia femenina se manifiesta en la abrumadora cantidad existente de revistas para mujeres –en su mayoría, además, dirigidas y escritas por mujeres–,muchas de las cuales, por otra parte, incluyen en sus páginas relatos breves, o novelas distribuidas en diferentes entregas, por lo común de naturaleza sentimental.
Hay también colecciones narrativas dirigidas a un público femenino, como la Biblioteca de señoras, Las galas del amor o la celebérrima Biblioteca rosa.
Como en cualquier relación de mercado, el crecimiento de la demanda provoca un incremento de la oferta. Y la nómina de narradoras del siglo XIX –dejando aparte los grandes nombres ya conocidos, desde Fernán Caballero a la Pardo Bazán– es riquísima, aunque para muchos lectores de hoy sus nombres no resulten ya familiares.
Pero, además, esta mujer que irrumpe como consumidora de literatura –y muy especialmente de narraciones– pertenece por lo común a una clase social acomodada; apenas tiene que ocuparse de tareas caseras –ni, claro está, desempeña actividades laborales– porque dispone de abundante servicio doméstico y, por consiguiente, de horas libres, mientras el marido atiende sus negocios, acude al café o participa en tertulias. Las formas de vida favorecen un distanciamiento entre los cónyuges y, dado que la mujer dedica horas de ocio a la lectura, este asunto –que podríamos enunciar como la soledad de la mujer casada–aparece a menudo en la novela decimonónica, que es, y no por casualidad, una novela centrada esencialmente en los tipos femeninos, desde La Gaviota, de Fernán Caballero, hasta las mujeres de Galdós –doña Perfecta, Gloria, Fortunata…– o de la Pardo Bazán,o la Ana Ozores de Clarín. La soledad y la insatisfacción ofrecen a menudo, como desembocadura dramática, el adulterio, y no es la literatura española la única en hacerse eco de esta situación frecuente.”

En concreto vamos a poner el ejemplo de Ana Ozores, protagonista de La Regenta de Leopoldo Alas “Clarín”, obra maestra de la literatura española, publicada en 1885.

Primero os voy a enseñar este Prezi de ProfeAna, Para verlo hay que pinchar en la imagen.:

Para profundizar, os dejo un par de enlaces útiles e interesantes sobre el papel de la mujer en la literatura realista española :

http://www.publico.es/culturas/inesperada-liberacion-sexual-espanolas.html

Unos apuntes sobre el Realismo y el Naturalismo en España:

http://masterlengua.com/tema-17-realismo-y-naturalismo/ (ver párrafo 4)

Y un estupendo blog sobre la novela, con fragmentos de la historia y comentarios de texto:

http://vetustia.blogspot.it/

Si queréis, aquí tenéis el enlace a la serie completa de RTVE y un documental en el que se habla de “La Regenta” y de su protagonista, Ana Ozores.

regenta

Os aconsejo también estas dos lecturas,  en las que se comparan tres grandes mujeres de la literatura decimonónica mundial: Ana Ozores, Madame Bovary y Anna Karenina.

1) Fragmento de El amor de mi vida, de Rosa Montero.

2) Madame Bovary, Anna Karénina y La Regenta, artículo de Juan Goytisolo, ElPaís.com 

Os dejo también dos fragmentos de La Regenta que vamos a leer y comentar en clase.

Textos_La_Regenta

Terminamos nuestro recorrido con una reflexión.

¿Cómo son las protagonistas de las novelas realistas españolas que hemos analizado en clase?

¿Qué tienen en común mujeres como Emma Bovary, Anna Karénina y la Regenta?

 ¿Cuál era el papel de la mujer en la sociedad burguesa de la segunda mitad del siglo XIX? 

¿Y hoy? ¿En qué medida influye hoy en día nuestra sociedad en la realización personal de la mujer y en el ejercicio de sus derechos? ¿Qué es lo que ha cambiado y lo que tiene que cambiar todavía?

Intenta responder a todas estas preguntas preparando una breve exposición, documentándote, argumentando y defendiendo tus ideas.

https://elpais.com/tag/dia_internacional_eliminacion_violencia_contra_la_mujer/a

Expresar la opinión. Intolerancia. Discriminación. Derechos. Preparación al DELE B2

Otra serie de materiales para aprender a expresar opiniones.

Esta vez hablamos de derechos, de intolerencia, de discriminación.

Por ser niña: documental de RTVE

http://www.rtve.es/alacarta/videos/informe-semanal/informe-semanal-ser-nina/1551320/

Cattura

 

Y para terminar, una selección de microrrelatos de Eduardo Galeano,

(del libro Espejos, una historia casi universal.):

Fundación religiosa del racismo

Noé se emborrachó celebrando la llegada del arca al monte Ararat.

Despertó incompleto. Según una de las diversas versiones de la Biblia, su hijo Cam lo había castrado mientras dormía. Y esa versión dice que Dios maldijo a Cam y a sus hijos y a los hijos de sus hijos, condenándolos a la esclavitud por los siglos de los siglos.

Pero ninguna de las diversas versiones de la Biblia dijo que Cam fuera negro. África no vendía esclavos cuando la Biblia nació, y Cam oscureció su piel mucho tiempo después. Quizá su negritud empezó a aparecer allá por los siglos XI o XII, cuando los árabes iniciaron el tráfico de esclavos desde el sur del desierto, pero seguramente Cam pasó a ser del todo negro allá por siglos XVI o XVII, cuando la esclavitud se convirtió en el gran negocio europeo.

A partir de entonces se otorgó prestigio divino y vida eterna al tráfico negrero. La razón al servicio de la religión, la religión al servicio de la opresión: como los esclavos eran negros, Cam debía ser negro. Y sus hijos, también negros, nacían para ser esclavos, porque Dios no se equivoca.

Y Cam y sus hijos y los hijos de sus hijos tendrían pelo motudo, ojos rojos y labios hinchados, andarían desnudos luciendo sus penes escandalosos, serían aficionados al robo, odiarían a sus amos, jamás dirían la verdad y dedicarían a las cosas sucias su tiempo de dormir.

Fundación científica del racismo

Raza caucásica se llama, todavía, la minoría blanca que ocupa la cúspide de las jerarquías humanas.

Así fue bautizada en 1775 por Johann Friedrich Blumenbach.

Este zoólogo creía que el Cáucaso era la cuna de la humanidad y que de allí provenían la inteligencia y la belleza. El término se sigue usando, contra toda evidencia, en nuestros días.

Blumenbach había reunido 245 cráneos que fundamentaban el derecho de los europeos a humillar a los demás.

La humanidad formaba una pirámide de cinco pisos.

Arriba, los blancos.

La pureza original había sido arruinada, pisos abajo, por las razas de piel sucia: los nativos australianos, los indios americanos, los asiáticos amarillos. Y debajo de todos, deformes por fuera y por dentro, estaban los negros africanos.

La ciencia siempre ubicaba a los negros en el sótano.

En 1863, la Sociedad Antropológica de Londres llegó a la conclusión de que los negros eran intelectualmente inferiores a los blancos, y sólo los europeos tenían la capacidad de humanizarlos y civilizarlos. Europa consagró sus mejores energías a esta noble misión, pero no tuvo suerte. Casi un siglo y medio después, en el año 2007, el estadounidense James Watson, premio Nobel de Medicina, afirmó que está científicamente demostrado que los negros siguen siendo menos inteligentes que los blancos.