El Conde Lucanor – Actividad de escritura

Querid@s alumn@s de 3° C:

Vamos a realizar una breve actividad de escritura.

Para el sábado  25 de enero hay que  escribir un breve cuento con moraleja (posiblemente en parejas ) siguiendo la estructura de  los “ejemplos” de El Conde Lucanor de Don Juan Manuel. Se trata de inventar un cuento como los que hemos analizado en clase.

Os recuerdo que esta es la estructura que tenéis que respetar:

– Exposición del problema

– Ejemplo

– Desenlace/ Consejo

– Moraleja

¡No os olvidéis de poner el título!

Vuestro cuento tiene que ser realmente breve (entre 100 y 150 palabras).

Esta vez, en lugar de entregármelo en clase, me lo tenéis que mandar no más tarde del 24/01 como comentario en este blog.  El sábado 25  los leeremos y comentaremos juntos.

¡Gracias y buen trabajo!

10 comentarios en “El Conde Lucanor – Actividad de escritura

  1. Giulia Di Pietro, Stella Segalerba, Giulia Vanelli

    Un día le dijo el conde a Patronio que tenía algunas sospechas sobre un tal Juan de la Rita que iba andando por el barrio y que tenía fama de ladrón porque se vestía mal.
    Señor conde – respondió Patronio – os voy a contar la historia de un joven que siempre vestía mal y olía raro. Este joven, llamado Josè, un día se fue al mercado para hacer la compra y todos lo miraron mal porque parecía un mendigo. Pero cuando sacó un billete de 500 pesetas, todos se quedaron sin palabras. Este tal José era el famoso José de la Palma, marqués de Portanor.
    A vos, señor conde Lucanor, os digo que no confiéis en las apariencias porque muchas veces:
    ”El hábito no hace al monje”.

  2. Lorenza Fossati, Valentina Furfaro y Silvia Mergotti

    ¡Fíjate bien!

    «Patronio, aconséjame sobre este asunto. Un señor me pidió que hiciera un trabajo para él, pero estoy seguro de que es un negocio muy sucio. ¿Qué puedo hacer?»
    Así que su aconsejero comenzó: «Había un siervo al que le fue ordenado por su amo que fuese a cogerle sus presuntos sacos de harina que estaban en el otro lado del río. Entonces él fue de buena fe y mientras los cogía llegaron los verdaderos propietarios de la harina que llamaron a unos guardias y lo encarcelaron. El señor no hizo nada para ayudarlo y el siervo fue considerado culpable.
    Y vos, Conde, si este asunto os parece peligroso no arriesguéis vuestro buen nombre.»
    A Lucanor le agradó mucho esta historia y no le hizo el favor al señor.

    “No tome méritos de otras personas,
    la culpa podría caer sobre usted”

  3. Alessia Laino , Simona Noferi, Martina Tricoli

    Un niño pobre

    Jaime, un niño de seis años, vivía con su madre en una casa de campo. Cada día jugaba con sus amigos ricos y ellos siempre llegaban con nuevos juguetes, zapatos o sombreros de colores. Jaime quería tener estas maravillas pero era pobre.
    Una mañana le pidió a su madre un nuevo par de zapatos, porque Tomás también los tenía. Ella le dijo que no dijera tonterías y que los que tenía estaban bien, así que no necesitaba otros. Entonces el niño insatisfecho se imaginó un mundo fantástico donde era el rey de todos los juegos y podía tener todo lo que quería. Una tarde su madre lo esperaba con el tan deseado par de zapatos, pero él dijo que ya no los necesitaba porque en su mundo tenía todo lo que quería. Su madre se quedó maravillada y vendió los zapatos.

    “Los que viven en los sueños necesitan menos”

  4. Alice Aulicino, Agnese Mendola, Lisa Gagliardi
    Un día el conde Lucanor hablando con Patronio expuso su interés por la chica más guapa del pueblo. Él se enamoró de su hermosísimo pelo rubio, largo y rizado y sus ojos grandes y verdes. El problema era que él no tenía el coraje para declarar su amor. Entonces le pidió un consejo a Patronio que le respondió contándole una historia: << Mi primo Fernandito estaba locamente enamorado de su vecina de casa pero era también muy tímido. Entonces aunque ella le mandaba miradas seductoras él nunca le declaró sus sentimientos. Pasaron los meses y con estos también las ganas de la guapa de esperar a Fernandito. Desafortunadamente en el mismo período regresaba de un largo viaje Gonzalo, el hermano de Fernandito, que a diferencia de él no perdió tiempo y pidió la mano a la joven que no dudó en aceptar. Así Fernandito se quedó solo e infeliz". Después de este cuento el conde Lucanor entendió que tenía que sobrepasar sus límites y confesar su amor a la chica.

    “A quien madruga, Dios le ayuda” (Chi dorme non piglia pesci / Quien duerme no atrapa ningún pez)

  5. Trabajo “El Conde Lucanor” di Giada Pistolesi , Umberto Lupia e Federico Cirilli 3C

    ¿Qué haré?

    Hace mucho tiempo había un joven que había crecido con su tío, porque había perdido a sus padres y no sabía qué hacer con su vida y entonces pensó en hacer un viaje. Por esto pidió ayuda al viejo sabio de su ciudad. El hombre le contó: “ Hace cuarenta años un pobre hombre que trabajaba en una fábrica de armas recibió una carta en la que le ofrecían un trabajo totalmente diferente del suyo. Por eso él no sabía qué hacer, pensaba y reflexionaba sobre su futuro. Un día mientras tenía en las manos una pistola, estaba distraído por sus pensamientos y se disparó en la pierna. Por lo que sucedió perdió la pierna y no pudo aceptar su nuevo trabajo.”
    El viejo sabio le dijo al joven que bien mirado, podía entender que la historia no era una broma. Además el hombre le explicó que pensar demasiado puede confundir y no sirve para nada. Al final el joven estaba muy satisfecho y más tranquilo. Al final regresó a casa, preparó su mochila y empezó su viaje. El joven terminó la historia con este refrán inventado:

    “Preocuparse demasiado del futuro es útil como un castillo sin muro”.

  6. EL ENGAÑO DEL CABALLERO. Sabrina Bisio y Sara Gaggero (3° C)

    Un día el conde Lucanor le pidió a Patronio un consejo sobre su caballero Ernando, porque no sabía si confiar en él para un trabajo importante. Entonces Patronio le dijo: “Señor conde, me gustaría que escucharais lo que le sucedió a un hombre que confió demasiado en su caballero: “Un sabio rey tenía que ir de viaje para aprobar la construcción de una iglesia y dejó el gobierno de su reino en manos de su más valiente caballero. Además le pidió que protegiera a su mujer de los peligros.
    Pero al pasar tanto tiempo juntos, el hombre y la mujer se enamoraron. Así pasaron los días y el rey volvió de su viaje y los descubrió besándose. Entonces el pobre hombre se mató por el gran dolor”.
    A vos, señor conde Lucanor, aunque no creo que todos los caballeros traicionen la confianza de su señor, si dudáis de la lealtad de un hombre, evitad el riesgo de ser engañado y confiad en quien con vos fue leal.
    Viendo don Juan que este cuento era bueno, lo hizo poner en este libro y escribió unos versos que dicen así:
    Evita los miedos en vano, aprendiendo a confiar en ti mismo.

  7. Eleonora Poggi, Alice Assone, Elena Podeschi, Giovanna Damonte .
    Un día, el Conde Lucanor habló con su consejero Patronio y le contó la historia del invierno y de la primavera, para que su señor se relacionase mejor con las personas. Así empezó la historia. “El invierno y la primavera son dos estaciones totalmente opuestas que nunca encontraron la armonía correcta para llevarse bien. Un día, el señor invierno le dijo a la señorita primavera: “Mi querida amiga, tú no eres decidida y determinada. Cuando llega tu estación las personas y los animales aprovechan la oportunidad para salir corriendo de sus casas o de sus madrigueras y van a los campos que, con tanto cuidado, has hecho florecer. Ellos arrancan los jóvenes arbustos, pisotean las hierbas y absorben los rayos del sol, cada vez más caliente. En lugar de eso yo atemorizo con mi niebla y frío. Conmigo las personas se esconden en casa y no salen casi nunca a causa del miedo al mal tiempo y por eso me dejan descansar tranquilamente. Entonces la primavera dijo: ”Las personas me quieren y esperan mi llegada. Ser apreciada es una de las cosas más bonitas y tú nunca podrás sentirla porque con el frío los corazones se congelan.” El invierno ya no dijo nada y se quedó reflexionando”. Moraleja: Para conseguir el respeto y el amor no es necesario utilizar la fuerza e infundir miedo; en cambio los mejores resultados se obtienen con la bondad y la sensibilidad.

  8. EL COJO (Giulia Vanelli, Giulia Terracciano, Claudio Repetto)
    Un día el conde Lucanor hablaba con su ayudante Patronio y le exponía su problema: “Hace unos días me encontré con mi querido amigo Armando por la calle y con una actitud misteriosa empezó a hablarme de su situación económica. Me dijo que tenía numerosas deudas porque últimamente frecuentaba un mundo en el que la corrupción reinaba soberana. El intentó meterme en su mal ambiente, diciéndome que necesitaba mi ayuda. ¿Qué debo hacer Patronio ? ” Patronio contestó contándole una historia verdadera. “Mi tío cuando era niño vivía en el campo y siempre iba a jugar con su vecino de casa. Sus padres siempre le decían que no se bañara en el río porque era peligroso. Una tarde Antonio, el vecino de casa, se lo llevó a dar un paseo y llegaron hasta el río. Como era un día de julio, hacía mucho calor, así que Antonio decidió bañarse. Mi tío, pensando en lo que siempre le decían sus padres, no sabía qué hacer, pero su amigo insistió mucho y él decidió lanzarse al agua, pero cuando cayó se chocó con una piedra y se quebró una pierna” Esto enseña que quien va con el cojo aprende a cojear.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s